2009

El 21 de Septiembre de 2009, fecha significativa para la Parroquia, aniversario Número 41 de la celebración de la primera misa en el barrio, se trasladan los restos de Monseñor Berisso al templo Parroquial, donde quiso que sea su último lugar de   descanso; aunque no en el lugar que él mismo había diseñado (bajo el altar), sino en uno de los laterales, junto a la imagen de Ntra. Sra. de Luján que siempre lo acompañó al lado de la secretaría parroquial, tanto en Santa Teresita como en Virgen Madre. La placa de mármol delante de sus restos reza lo siguiente: “Mons. Francisco Carlos Berisso *15-05-1923 +20-01-2008 Servidor fiel y solícito, padre generoso. Sembró edificando el Reino de Dios.

Confió plenamente en la Virgen sin mirar hacia atrás”.

Las obras en la Parroquia continuaron hacia delante y las dividimos en cuatro partes:

A) Templo parroquial. Se trasladó la sacristía a la planta baja dejando lugar para que en la entrada al templo haya un pequeño oratorio que hace las veces de confesionario. El otro pequeño espacio se destinó para albergar instrumentos musicales y de audio, ya que se adquirió un equipo dotado de micrófonos inalámbricos, dos potentes parlantes y un sintetizador.

En la planta baja se dividió el salón grande en cuatro partes, quedando construidas tres salas para catequesis y una sala central.

Se las identificó con los nombres de Santa Madre Teresa de Calcuta, San Cayetano, Santa Teresita del Niño Jesús y Siervo de Dios Juan Pablo II, nombres que surgieron de una votación entre los niños de la catequesis.