1995

El ambón torneado en madera fue bendecido e instalado durante las Fiestas Patronales del 11 de octubre de 1995. El vía crucis en madera junto a la cruz con el Cristo, fueron labrados por el mismo artesano que talló la imagen de la Virgen Madre,  que hasta hoy se expone en el altar. Esta última imagen de madera, en forma de media luna con los rostros de la Virgen y el Niño, con formas más contemporáneas de la alegoría de la maternidad de María, comenzó a exponerse en lugar de la primera
imagen de María con el Niño Jesús de yeso, pues había quedado muy pequeña para ocupar el espacio en los nichos torneados en madera y empotrados en las paredes del altar.

Durante los años de existencia como Vicaría Local, dependiente de la Parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, la comunidad de Virgen Madre participaba todos los años de la procesión anual a la Basílica Nacional de Luján con uno o dos micros. Esta procesión se desarrollaba al dar inicio el mes de María, por los primeros días de noviembre, y mientras pudo hacerlo el Padre Berisso celebraba la misa para los peregrinos en el altar central de la Basílica.