1980

Al finalizar la primera etapa, se contaba con la loza, las paredes fundamentales y las ventanas, y a partir del 8 de diciembre de 1980 (Año Mariano Universal) con la Fiesta de la Inmaculada Concepción y las Primeras Comuniones, la misa dominical se  comienza a celebrar en la planta baja del templo manteniéndose los sábados por la tarde. La catequesis también se trasladaría por aquellos años al templo, nunca dejó de funcionar. También se formó un grupo de jóvenes de Acción Católica, los que se reunían en la planta baja del templo y luego continuaban con actividades y juegos en la planta alta, donde aún no se encontraba terminado el techo; esta circunstancia daba lugar a la organización de juegos varios, incluso partidos de vóley.

Respecto de otros grupos formados en el seno de la Vicaría podemos mencionar la Legión de María, el Apostolado de la Oración y varios grupos de oración. Algunos de estos grupos continuaron hasta el aniversario Nro. 50 de la parroquia.

Los recordados bonoscontribución ayudaron a progresar en la construcción del resto de las paredes, los pisos y finalmente el peculiar techo. Un dato para destacar es que nunca se contó con otra ayuda que la prestada por los vecinos, colaboradores y amigos del Padre Berisso. Junto con el crecimiento material de la comunidad, el Padre Berisso procuró que sus miembros se formaran y consolidaran espiritualmente; es por ello que envió a varios feligreses a participar de los Encuentros Matrimoniales y del Seminario Catequístico Pablo VI.