1978

Se comienza entonces una campaña de recepción de donaciones para adquirir el terreno con la colaboración de quienes durante todo aquel periodo habían comenzado a soñar y trabajar por el futuro templo. Los bonos-contribución decían: “La  comunidad de Sarandí Este le agradece en nombre de la Virgen Madre, la colaboración prestada en la donación de.... m² del terreno donde se construirá el templo en su honor”.

En el terreno con basura y barro, pero con el ánimo intacto de los vecinos, luego de diez años de lucha, se asiste a la celebración de la misa del 11 de octubre de 1978, en la cual Mons. Rubén Di Monte, Vicario General del Obispado de Avellaneda bendeciría el terreno, y se tomaría finalmente posesión de él para iniciar la construcción del templo.